El festival Rock in Rio se declaró en quiebra

Malas noticias para los fanáticos de los festivales. Según el diario económico, Forbes, la empresa SFX Entertainment Inc. se reportó oficialmente en estado de bancarrota ante el departamento del tesoro de Estados Unidos tras un año de constantes pérdidas millonarias. La compañía está buscando regresar su razón social a ente privado, retirándose de la bolsa de valores NASDAQ, para lograr una condenación de la deuda que asciende a los 300 millones de dólares.

Un futuro negro para los festivales que organiza la empresa, que a partir de hoy no existe más. Parte del problema de SFX parece tener un culpable, su propietario Robert Sillerman. Hace varios años compró varias empresas como ID&T, b2s o Air Events, las cuales son responsables de una gran parte de los eventos de música electrónica de todo el mundo. Pero Sillerman además ha comprado empresas como i-Motion y Stereosonic, que lejos de aumentar el precio de las acciones han generado que caigan enormemente.

Entre los planes inmediatos para evitar su desaparición se encuentra una agresiva re estructuración de la empresa. Justo hoy mismo anunció que alcanzó un acuerdo con un grupo de aportantes privados que se encargarán de asumir 115 millones del déficit a cambio de participación en la compañía; dejando suficiente margen para que SFX continúe en sus funciones. Esta medida obligó a Sillerman a abandonar el cargo de CEO (director ejecutivo) pero continuará al frente como jefe del comité de socios.

De esta manera se pretende asegurar el desarrollo normal de los distintos festivales, muchos incluso ya empezaron a vender entradas para sus ediciones 2016.

Comentarios