El “Flaco” Spinetta hace cuatro años se fue a una gira eterna

Personaje icónico de nuestro rock, dejó un legado imposible de disimular. Es una tarea titánica no nombrarlo cuando hablamos de la historia del rock argentino. Sin dudas un artista que nunca morirá. Luis Alberto Spinetta, el 8 de febrero de 2012, nos dejó terrenalmente para llenar de buena música nuestro cielo. Seguramente algún día llegaremos a estar con él, nuevamente.

Capaz de reinventarse a partir de una obra atravesada por la belleza, Spinetta fue autor, guitarrista y cantante, pero también poeta y pintor. Supo colmar de una elevada concepción estética a cada uno de los pasos que dio desde su nacimiento, el 23 de enero de 1950 en el barrio porteño de Belgrano.

¿Cómo describir lo que significa su obra para los amantes del rock? Es difícil explicarlo con palabras. Si le preguntas a cualquier artista qué música escuchaba cuando era más joven, es muy probable que su nombre se haga oír. Desde Almendra hasta llegar a su presentación con las Bandas Eternas, siempre le puso toda la energía al encarar un nuevo desafío.

Personal y prolífico, en 50 años de trayectoria dio forma a una obra que materializó en más de 40 discos, donde sus canciones constituyeron un alegato estético que signó al rock argentino y lo sostuvo como un espacio fértil para la creación. Distanciado de los vaivenes de un género que pasó de marginado y prohibido a gozar de las mieles de la difusión masiva, edificó su carrera al margen de las modas y las demandas de la industria discográfica.

En una suerte de síntesis de su recorrido musical, el 4 diciembre de 2009 colmó el estadio de Vélez, un ámbito multitudinario que transformó en reducto íntimo para disfrutar de un recorrido por sus Bandas Eternas en un maratón artístico de cinco horas con más de 50 canciones.

Una de las grandes sorpresas que agradecieron sus seguidores llegó en noviembre del año pasado con la salida de un disco inédito, “Los amigo”, que rescata lo último que grabó “El Flaco” con su ex compañero de Almendra Rodolfo García (en batería) y Daniel Ferrón (en bajo). “La poesía de papá siempre puede adaptarse al presente, en este disco hay mucho mensaje, habla de felicidad, de luz y de sabiduría, es bueno poder compartirlo con la gente, para eso lo dejó”, dijo su hija Catarina en la presentación que hizo junto a sus hermanos Vera, Dante y Valentino.

¿Quién no escuchó “Muchacha ojos de papel” o “Plegaria para un niño dormido? Por cierto, muchos no dejan de señalar que “Seguir viviendo sin tu amor” es el mejor tema  que habla justamente de eso, del amor. La mejor manera de recordar a cada artista que nos deja es admirar o reproducir su obra. Por eso te dejamos varios temas del “Flaco” que jamás dejarán de escucharse.

 

 

 

Comentarios