Murió George Martin, el quinto Beatle

George Martin, conocido como “el quinto Beatle” por su reconocido trabajo como productor de la banda, murió ayer a los 90 años. Fue el responsable de producir centenares de discos y mientras trabajaba para “Parlaphone”, que formaba parte de EMI, luego de escuchar el trabajo de los Beatles, se convirtió en el encargado de llevar al grupo a la cima. Adam Sharp, representante del productor, publicó un comunicado sin dar mayores detalles sobre la causa de su muerte:

Podemos confirmar que Sir George Martin murió pacíficamente en su casa ayer por la tarde. La familia quiere agradecerles a todos por sus pensamientos, oraciones y mensajes de apoyo […] En una carrera que se expandió durante siete décadas, fue reconocido globalmente como uno de los talentos musicales más creativos y un caballero hasta el final. La familia pide que se respete su privacidad en este momento.

Entre varios músicos y personalidades de la industria de la música, Ringo Starr fue uno de los primeros en expresar sus sentimientos públicamente a raíz de esta muerte. En su cuenta de Twitter, el baterista posteó: “Dios bendiga a George Martin. Paz y amor para Judy y su familia. Lo vamos a extrañar”.

Sin embargo, fue Paul McCartney quien se puso al hombro el homenaje más sentido. En sus redes sociales, el artista publicó el siguiente texto, lleno de anécdotas y emotividad:

Me entristece tanto escuchar la noticia de la muerte del querido George Martin. Tengo tantos recuerdos maravillosos con este gran hombre que va a estar conmigo por siempre. Era un verdadero caballero y fue como un segundo padre para mí. Guió la carrera de los Beatles con tanta habilidad y buen humor que se convirtió en un verdadero amigo para mí y mi familia. Si alguien se ganó el título del quinto Beatle, ese fue George. Desde el día en que nos dio nuestro primer contrato discográfico hasta la última vez que lo vi, fue la persona más generosa, inteligente y musical que tuve el placer de conocer.

Es difícil elegir los recuerdos preferidos de mis días con George. Hay tantos, pero el que me viene a la mente es cuando le llevé la canción Yesterday a una sesión de grabación y los chicos de la banda sugirieron que la cantara solo y me acompañara yo mismo con la guitarra. Después de haber hecho eso, George Martin me dijo: ‘Paul, tengo una idea: poner un cuarteto de cuerdas en el tema’. Yo le dije ‘Oh no George, somos una banda de rock and roll y no creo que sea una buena idea’. Con el gentil comportamiento de un gran productor, me dijo: ‘Probemos y si no funciona no lo usamos, y vamos con tu versión solo’. Estuve de acuerdo con eso y fuimos a su casa al día siguiente para trabajar en el arreglo. Tomó los acordes que le había mostrado y esparció las notas sobre el piano, poniendo al chelo en la octava de abajo y al primer violín en la octava de arriba, y me dio la primera lección de cómo las cuerdas tenían que repartirse en un cuarteto. Cuando grabamos con el cuarteto de cuerdas en Abbey Road, fue tan excitante saber que su idea había sido tan correcta que empecé a contarle esto a todo el mundo por varias semanas. Su idea obviamente funcionó porque la canción subsecuentemente se volvió una de las más grabadas en la historia, con versiones de Frank Sinatra, Elvis Presley, Ray Charles, Marvin Gaye y miles más.

Este es sólo uno de los tantos recuerdos que tengo de George, que luego me ayudó con los arreglos de Eleanor Rigby, Live And Let Die, y muchas otras canciones de mi autoría. Estoy orgulloso de haber conocido a tan derecho caballero con un sentido del humor tan gentil, que tuvo la habilidad de reírse de sí mismo. Aun cuando fue nombrado Caballero por la Reina, nunca hubo el menor rastro de esnobismo en él.

Mi familia y yo, que lo consideraba un querido amigo, lo extrañaremos mucho y le mandamos nuestro amor a su esposa Judy, a sus hijos Giles y Lucy y a sus nietos. El mundo ha perdido a un hombre realmente grandioso que dejó una marca indeleble en mi alma y en la historia de la música británica.

Comentarios