Increíble arranque de PeñaFusión en Juana´s

La primera edición de la PeñaFusión fue una explosión de ritmos regionales y viejos (y no tan viejos) clásicos del rock, en un ambiente festivo que unió la energía de las peñas folklóricas con la adrenalina de sus versiones universitarias.

Como no podía ser de otra manera, el ciclo PeñaFusión tuvo su bautismo de fuego en manos de su mentor. Así, Joselo Schuap, acompañado de Maka Zequeira, Jonathan Bombage, David Nanio y Neco Swidersky, arremetió con una furiosa versión de KM 11, que fue festejada por una audiencia que se acercó puntualmente a esta propuesta renovadora para la noche posadeña.

Al toque llegó La Ponzoña, una banda que, fiel a su nombre, engaña al público arremetiendo con un chamamé más correntino que un yacaré para caer, sin preámbulos ni concesiones. En el medio, unas chacareras que, ya que estamos en la onda “fusión”, poco tienen que envidiarle a la rispidez del punk.

La Ponzoña

Siguiendo con las comparaciones con el rock (porque por momentos la adrenalina se asemejó a la de un recital de ese género), fue el turno de Chingoli Bofill, heredero del gran Don Mario, el “Bob Dylan mesopotámico”, con sus renovadas versiones de los clásicos chamameseros de siempre. Si Los Nuñez le dieron al chamamé un vendaval de intensidad, Chingoli Bofill lo llenó de sex appeal, y eso quedó evidenciado con el fanatismo que le profesa su público, mayoritariamente femenino, claro está.

Bofill

Así se sucedieron las entradas de los artistas, y entre cada una Nikhy los abrazaba desde lo alto con su andanada de éxitos. Para la próxima edición (el jueves 31 de marzo), se vienen Los Menchos del Chamamé, Sonido Ancestral y, obviamente, una vez más Joselo Schuap, el padre de la criatura.

Fuente: Prensa Para Artistas

Comentarios