Lurrie Bell diseminó su blues en La Trastienda

El guitarrista norteamericano Lurrie Bell descargó el viernes su tradicional arsenal del más puro blues de Chicago frente a un público argentino fiel que agotó las localidades en el local del barrio porteño de San Telmo y lo aclamó con gratitud, a pesar de que los 80 minutos que duró el concierto dejó a muchos con deseos de más.

Viejo conocedor del público local, este instrumentista de 57 años que ya en la adolescencia y juventud se daba el lujo de acompañar a grandes del género como Koko Taylor, mostró ante varios centenares de fans que respondieron a su convocatoria en La Trastienda Samsung que mantiene el fuego sagrado del blues eléctrico de Chicago, aquel que, Muddy Waters mediante, le puso color y pasión urbana a los viejos ritmos rurales que venían de la cuenca del Mississippi.

Acompañado por la “Argentina Blues Band”, conformada por Gabriel Cabiaglia en batería, Mariano Dandrea en bajo, Walter Galeazzi en teclados y Roberto Porzio en guitarra, Bell recorrió varios de los temas de su última placa, The Devil Ain’t Got No Music, que mezcla blues y gospel acústico con canciones de Tom Waits, James Taylor y Muddy Waters, entre otros.

Tal vez se pueda reclamar que la tonalidad del show no tuvo demasiada variedad en cuanto a lo rítmico y la performance del músico repitió el esquema de extender las versiones para dar lugar a las improvisaciones y los solos, pero en definitiva esa no deja de ser la esencia de los shows de blues y lo que el público va a buscar.

La presentación del multipremiado instumentista estuvo precedida por un buen show de Blues del Sur, el cuarteto local que integran Matías Fernández (armónica y voz), Macelo Marín (guitarra), Hernan Herlein (bajo) y Alejandro Yaques (batería y armónica).

Fuente: Télam

Comentarios