Científicamente comprobado: Asistir a recitales es saludable

A todos no pasó que después de estar en un recital nos sentíamos mejor. A pesar de saltar o estar de pie durante horas, la sensación era de una satisfacción inexplicable. Ni hablar si fuiste a ver a tu banda preferida. La noticia es que ahora todo eso que sentíamos se puede explicar científicamente.

Diversos expertos estudiaron a 117 voluntarios, que proporcionaron muestras de saliva antes y después de una hora de concierto. Los resultados fueron que los niveles de cortisol y cortisona (hormonas conocidas como causantes del estrés), disminuyeron. “Esta es la primera evidencia preliminar de que asistir a un evento cultural puede tener un impacto en la actividad endocrina” señaló Daisy Fancour investigadora del Centre for Performance Science, una asociación entre Royal College of Music e Imperial College London.

El Cortisol es producido por el cuerpo bajo un estrés físico o psicológico. Los científicos han explicado que tiene un efecto positivo en pequeñas dosis, mejora el estado de alerta y en general un bienestar a los humano. Sin embargo, cuando se registra niveles altos puede presentar un peligro porque empeora la condición médica, dando cabida a enfermedades del corazón, la diabetes, la hipertensión y la impotencia.

Los científicos hacen hincapié en que es hora de pensar en los beneficios de la música en el cuerpo humano, poner música de fondo en algunas locaciones como laboratorios, hospitales o zonas de trabajo reduciría los niveles de cortisol de los presentes.

También señalaron que los experimentos se llevaron a cabo en conciertos meramente de música clásica, así que no saben qué efectos tengan otros géneros musicales, pero afirman que seguirán por aquella línea para futuras investigaciones. Lo importante a destacar es que es muy interesante como la música y las artes influyen de manera tajante en los estados biológicos y psicológicos, representando una alternativa más para la salud.

Comentarios