Ex músico de los Fabulosos Cadillacs a juicio por liderar “clan criminal”

naco
Naco Goldfinger.

Un ex saxofonista de Los Fabulosos Cadillacs irá a juicio oral acusado de liderar una banda que en agosto del año pasado cometió un violento asalto a una empleada de un exclusivo restaurante de la localidad bonaerense de San Isidro. En el hecho robaron más de $80.000  con la complicidad de uno de los parrilleros del negocio, que confesó haber sido el “entregador”. Se trata de Ignacio Alfredo Pardo (51), quien en el ambiente del rock es recordado por su apodo “Naco Goldfinger” y ahora un fiscal lo acusa de ser el jefe de un “clan criminal”.

El fiscal Patricio Ferrari, del Área Ejecutiva de Investigaciones Criminales de la Fiscalía Central de San Isidro, presentó ante el juez de Garantías 4 de ese departamento judicial, Esteban Rossignoli, su requerimiento de elevación a juicio para que Pardo y otros cuatro imputados sean juzgados por un tribunal oral. Además de Pardo, los otros cuatro imputados son el parrillero Jonathan Javier Olmedo (22), Leandro Gabriel Ibarra (30), José Lino Figueroa (54) y Cristian Emanuel Salinas (26).

El fiscal destacó en cuanto a Pardo “el rol estelar que le cabe en la presente investigación pues como se ha visto a través de las jugosas escuchas telefónicas era quien, en todo momento, se encargaba de coordinar y planificar los eventuales despojos que el clan criminal perpetraría”. Por esta causa, fue detenido el 7 de octubre del año pasado por efectivos de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro en un allanamiento realizado en su vivienda de la calle Luis María Campos al 500, del exclusivo barrio de La Horqueta, de donde trató de escapar por los techos.

“Naco Goldfinger” fue uno de los fundadores de Los Fabulosos Cadillacs, la banda surgida en los ’80 y que lideraba Vicentico, donde tocaba el saxo tenor y con la cual grabó los primeros cinco discos hasta que se alejó en 1991.

El 26 de febrero de 2014, Pardo fue detenido en un allanamiento en la casa que alquilaba en el barrio San Isidro Labrador de Benavídez, partido de Tigre, acusado de ser el “entregador” de un par de robos a mano armada cometido ocho días antes en ese country. Por esa causa, el Tribunal Oral Criminal (TOC) 5 de San Isidro le había otorgado una “probation” con una pena de 3 años de prisión en suspenso, pero ese beneficio le fue revocado cuando quedó preso por el robo al restaurante y ahora cuando vaya a juicio también será juzgado por lo de Benavídez.

Comentarios