La fabulosa noche de los Cadillacs en el Luna Park

La banda convirtió en una fiesta el mítico Luna durante la lluviosa y fría noche del sábado. Con un set impecable, pródigos en mimos y caricias musicales hacia el público, los Cadillacs sonaron implacables, como una orquesta virtuosa, monolítica a partir de la incorporación de Florián Fernández Capello en guitarra y Astor Cianciarulo en bajo y batería.

El grupo copó el escenario y se metió en terrenos del rock progresivo con la canción “El Fantasma” de su nuevo disco, con Florián a cargo de las guitarras y Astor a dos baterías con el talentoso Fernando Ricciardi. El Luna Park salió de su expectativa y comenzó a bailar con un Vicentico muy motivado.

Con Ricciardi en la batería y Astor tocando elementos de percusión, la base se puso cargada y Flavio y Florián arrancaron con “La luz del ritmo” que movió todo la estructura del Luna, mientras Mario Siperman metía arreglos de Hamond y farfisa. Mientras la banda tocaba, sentado al costado del escenario, el artista gráfico argentino Jorge Alderet iba disparando desde su MAC toda una serie de gráficos y cómics juguetones que ilustraban cada canción en las pantallas.

La mano progresiva volvió al escenario con “V Centenario”, y luego una versión muy potente pero también con entramados de fusión y hasta jazzeros de “Piazzola” de su disco “Fabulosos Calavera” pero esta vez a dos bajos Cianciarulo, Flavio y Astor.

Las luces se apagaron Vicentico quedo en un piano, Siperman en los teclados, Florián con una acústica, Flavio con una eléctrica y Astor en el bajo, para que sin percusión tocaran la nueva “Solo y Juan” ante el respetuosos silencio de la gente.

Luego el resto de la banda regreso para un nuevo segmento donde los Cadillacs cruzaron todas sus influencias en otras composiciones de su nuevo álbum. Los bronces que se lucieron toda la noche jugaron con las baterías y la banda sacudió la noche con una gran versión de “El león” con Flavio y Florián a cargo de las guitarras y Astor sacándole groove y melodías a su bajo corriendo el escenario para sacudir os cimientos del Luna junto a Florián.

Luego sonaron “Navidad” y “NO era para vos” también del disco nuevo, hasta que los bronces hicieron vibrar al estadio con la hermosa “Destino de Paria” a la que le siguió la bella “Saco azul” de “Rey Azúcar” y acto seguido, la Orquesta Cadillac o la Banda Fabulosa le dio paso al pogo con una electrizante versión de “Revolution rock”, un clásico rockero de Jackie Edwards y Danny Ray al que los 70 los Clash le dieron nueva vida y entidad.

Ausente en esta serie de presentaciones, Sergio Rotman dio el presente cuando el reggae “Siguiendo la luna” puso romanticismo en el Luna Park. La mano progresiva volvió con “Sábato” de “Fabulosos Calavera”, Ricciardi y Astor se desdoblaron para sonar como Olodum al comienzo de “Carnaval toda la vida”.

La banda Fabulosa, como suelen llamarla afectuosamente los mexicanos, descorchó champagne para todos y el final fue una fiesta con “Carmela”, “mal bicho y “El Satánico Dr Cadillac”.

Fue en esas canciones y en los vibrantes bises con una hermosa versión de “Calaveras y diablitos”, “Vasos Vacíos”, Matador y el momento emotivo con “Vos sabes”, que los Cadillacs sonaron efectivos, precisos y demoledores como una orquesta.

Mientras todo el combo se retiraba el escenario, Flavio tomo su bajo toco el Himno Nacional coreado por todo el estadio, algunos riffs de clásicos rockeros, y el cierre fue “No me sentaría en tu mesa”, y todos saltando enfervorizados.

Fuente: Télam

Comentarios