Al final lo hicieron: Quemaron recuerdos punks valuados en millones de dólares

El pasado 26 de noviembre se cumplieron 40 años del lanzamiento del single “Anarchy in the UK” de los Sex Pistols. La fecha es una de las marcas simbólicas del nacimiento del punk en Inglaterra. Como homenaje a aquel movimiento, el Gobierno británico declaró el 2017 como “el año del punk” y contó con el aval de nada más y nada menos que de la Reina Isabel II, la misma mujer que cuatro décadas atrás había sido blanco de ataque de los jóvenes rebeldes.

Ante esta paradoja, Joe Corre, hijo de Malcolm McLaren, mánager y fundador de los Sex Pistols, decidió realizar una acción radical: tomó todos los objetos y memorabilia de la época, valorados entre 5 y 10 millones de libras y los quemó.

“El punk nunca fue para ser nostálgico”, dijo Corre, dirigiéndose a una multitud de alrededor de cien personas en la orilla del río Támesis en Londres, mientras iniciaba la acción. “El punk se ha convertido en otra herramienta de marketing para venderte algo que no necesitas. La ilusión de una opción alternativa. La conformidad vestida en otro uniforme”, agregó.

La colección de objetos que fueron incendiados habían grabaciones inéditas de los Sex Pistols, ropa de su padre y de los miembros de la banda, y objetos de colección. También incluyó efigies rellenas de fuegos artificiales de la Primera Ministra Theresa May y sus predecesores David Cameron y Tony Blair, vestidos con ropa de Sex Pistols.

“Esta es una época en la que podés comprar ‘punky nuggets’ en McDonald’s, una tarjeta de crédito de ‘Anarchy in the UK’ con una tasa del 19% anual, seguros de autos punk rock y pantalones sado de Louis Vuitton. Londres está siendo limpiada socialmente y convertida en un parque de diversiones para corporaciones, cadenas de tiendas y especuladores que no pagan sus impuestos”, protestó Joe.

Comentarios