El jazz está de luto: Falleció el legendario guitarrista Larry Coryell

En las últimas horas se confirmó la muerte del guitarrista estadounidense pionero de los géneros fusión y jazz rock por causas naturales a los 73 años, conocido como “Godfather of fusion” (el padrino de la fusión). Según el publicista de jazz Jim Eigo, Larry Coryell se encontraba en una habitación de hotel en Nueva York.

Lee también: A 50 años del nacimiento de Kurt Cobain: Mirá el emotivo mensaje de su hija

Larry grabó más de 60 discos en solitario a lo largo de su carrera, dejando una influencia de gran peso en la configuración del género. Nació en 1943 en Texas y empezó a tocar el piano a los 4 años, pero comenzó a interesarse por el Rock y la guitarra durante su adolescencia.

Estudió guitarra clásica en Nueva York, donde alimentó su interés por Chet Atkins, Chuck Berry, John Coltrane y Wes Montgomery, siendo influenciado también por artistas de carácter más popular como The Beatles, The Byrds o Bob Dylan.

Lee también: ¿Pink Floyd vuelve a los escenarios? Sólo faltaría la aprobación de uno de los músicos

Su primer disco como líder fue “Lady Coryell”, grabado en 1968, en trío con Jimmy Garrison y Bob Moses. En 1973, Larry formaría The Eleventh House, una banda de jazz fusión que gozó de invitados de lujo como Miles Davis, Gary Burton, Alphonse Mouzon, Ron Carter o Chet Bake.

A mediados de los setenta retornó a la guitarra acústica, con la que encaró una serie de interesantes sesiones con Philip Catherine, John Scofield, Ralph Towner y John McLaughlin; The Restful Mind (1975), con Towner, y Splendid (1978), con Catherine, son pequeñas obras maestras de la guitarra. En 1979 formó el Guitarra Trío con Paco de Lucía y McLaughlin. Con ellos grabó el mítico Meeting of Spirits, una sesión en vivo en el Albert Hall de Londres.

Un músico trabajador y prolífico, que deja una extensa discografía. Incluso había una gira de The Eleventh House planeada para este año, lo que demuestra su total intención de seguir subiéndose al escenario hasta el último de sus días.

Comentarios