¡A dos días del show! La misa ricotera ya se vive en Olavarría

La ansiedad crece, la ciudad respira otro aire, y el clima es de fiesta. A pocas horas de que el Indio Solari vuelva a subirse a un escenario, el paisaje de Olavarría ya cuenta con cientos de fanáticos que llegaron para vivir una nueva misa.

Lee también: Se filtró la posible lista de temas del recital del Indio Solari en Olavarría

Según el diario El Popular, desde la noche del martes la procesión fue incesante. Desde todos los que están cerca en los campings, pasando por los que directamente acampan en la zona, los malabaristas que buscan mostrar su arte para obtener una moneda a cambio, y también los olavarrienses -de todas las edades- curiosos que siguen las alternativas de todo lo que sucede tanto dentro de La Colmena -que tiene cada vez más color y calor- y las afueras, donde las alternativas para comer algo se presentan en cada rincón.

“Yo no necesito más que lo llevo puesto. La gente se copa y nos ayuda, y yo con mis sahumerios me recorrí toda Latinoamérica”, es la frase de Matías (Neuquén) que resume el sentir de decenas de jóvenes que se instalaron en la ciudad hace varios días.

Lee también: Indio en Olavarría: “Que nuestras voces y nuestros corazones vuelvan a unirse”

“Vengo bajando de Chile y nos encontramos con amigos que conocimos en otros lugares y nos gusta estar con gente nueva. Somos una familia re grande y ahora me voy para Brasil, de mochilera, a hacer malabares”, contó una fanática del Indio que hace malabares en Olavarría.

Sebastián y Andrea comparten la vida desde hace cuatro años y llegaron desde Santa Teresita ayer en su motorhome con su nene de 3 años. Van a ir al recital con él, como lo hicieron otras veces. “Hace años y años que lo seguimos al Indio”, y ahora se lanzaron a vivir de su propia producción de medialunas.

Lee también: Roberto Pettinato: “Los peores discos de los últimos años son los del Indio Solari”

Renunciaron a su trabajo formal en un bingo “porque no queremos ser esclavos. Queremos vivir una vida tranquila. Esto es vida”, asegura Sebastián de 40 años, junto a su esposa de 33. “Yo voy donde quiero, cuando quiero”, afirmó.

Y el rock, como al resto, le permitió conocer gente, lugares, historias y vivencias nuevas. “Somos un grupo grande, como de 30 personas, que disfrutamos en familia, desde Tucumán, Córdoba y Buenos Aires. Nos comunicamos cuando toca y acordamos venir. Yo llego unos días antes para encontrar buen lugar por una cuestión de seguridad de mi familia. Esto es la misa”, subrayó.

Fuente y foto: El Popular

Comentarios