“El mismo juicio que yo emitía sobre la sociedad vino sobre mí”

Nueve meses después de sus lamentables dichos expresados en una charla con alumnos de Tea Arte, Gustavo Cordera presentará las canciones de su álbum más reciente, Tecnoanimal, hoy y mañana, a las 21, en La Trastienda (Capital Federal).

Lee también: Gustavo Cordera fue procesado y embargado por incitación a la violencia

El sábado último, en La Trastienda y antes de la presentación de Utopians, hubo una manifestación de un grupo de feministas que solicitaba la cancelación de los shows de Cordera. Incluso, la cantante de Utopians habló sobre este tema durante su recital.

“Lo que dijo el señor Gustavo Cordera se condena. Amo este lugar y ojalá la semana que viene reflexionen”, afirmó Barbi Recanati. Desde abril, cuando se anunciaron las presentaciones del próximo jueves y viernes, las protestas vienen sucediéndose en las redes sociales.

“Soy un guerrero, tengo mucha resistencia al sufrimiento y al dolor”

En las últimas horas, el diario El País de Uruguay publicó una entrevista con el ex Bersuit Vergarabat donde se refirió a sus desafortunadas expresiones sobre las mujeres. “Tengo la sospecha que fueron muchos años de estar en un lugar en el que el sistema sintió el peso de mi ironía, de mi mirada inquisitiva. Es paradójico pero a la vez como una ley natural: el inquisidor que va a la hoguera. El mismo juicio que yo emitía sobre la sociedad, vino sobre mí y explotó de una manera increíble”, reflexionó el músico.

Según Gustavo Cordera, “las redes trajeron como consecuencia un fenómeno hasta ahora oculto: la libertad de condena. La libertad de expresión trajo como hija la libertad de condena. Los que se expresan se tienen que callar. Los medios de comunicación dicen ampararse en la libertad de expresión pero ejercen la libertad de condena”.

Lee también: “No transmití bien mi mensaje”, explicó Gustavo Cordera ante la Justicia

“Antes que la Justicia se expidiera yo ya estaba en la hoguera. Mucho antes de que el audio estuviera en manos de la gente yo ya era condenado. Me condenaron por lo que creen que dije y por un pibe que era la primera práctica de su vida e hizo una nota de opinión. Es lo mismo que un recién recibido, opere. Y el periodismo fue cómplice de eso. Pero todo esto es irrelevante. Lo importante es lo que sucedió y eso me enriqueció mucho como persona, cambié mi posición en el mundo”, agregó.

En marzo el artista subió un video criticando el rol de los medios argentinos. Con respecto a esto, explicó que “había decidido rendirme en el sentido de ‘qué más quieren’. Si ya había pedido disculpas, qué más. Ahí se calmaron. Yo soy un canal de expresión y no me identifico por las cosas que pasan por ese canal. Hoy pasa esto y dentro de tres días pienso distinto. No me voy a aferrar a nada de lo que diga. Sí me hago responsable de lo que digo pero no de lo que no digo. Eso que salió editado, no es lo que yo dije”.

“Soy un guerrero, un tipo que tiene mucha resistencia al sufrimiento y al dolor. Soy fuerte de corazón y tengo un alma que estuvo observando todo esto y me observaba a mí mismo. ‘Vieja vida’ fue premonitoria o causante de lo que vino después. Las canciones tienen una energía y una potencia muy fuertes y crean realidad, así como la realidad crea canciones”, añadió Cordera.

Sobre lo que sucedió después de la polémica, informó que compuso “50 canciones. Estuve en silencio y en estado de observación durante nueve meses y las canciones eran como pastillas para los nervios de cualquier tipo que entra en un cuadro de stress y ansiedad. Lo hacía como una cuestión de salubridad más que de creatividad”.

Además, explicó lo difícil que fue ese parate de opinador que debió realizar: “Es difícil de entenderlo para aquellos que tienen el don de tener una vida íntima sin necesidad de expresarla. Yo me expreso y luego vivo. Los artistas son necesarios para la sociedad: despiertan, provocan, generan conflicto, te abren la cabeza y el corazón, Los artistas son vitales aunque lo que digan sea muy molestos para tus oídos o para el discurso políticamente correcto”.

Posteriormente, aclaró que lo sucedido no puede ser visto como un gesto artístico sino “como el exabrupto de un artista con el cual ni siquiera me siento identificado. Defiendo otras ideas, no esas. Para mí, fue absolutamente descriptivo de una experiencia personal y de una visión que yo tengo. Pero no contada como se contó sino de una manera no tan agresiva”.

Comentarios