Láudano en Canciones presentó “La Fuerza Colibrí”

La sala de Santos 4040 estuvo colmada de gente esperando a los músicos de Láudano en Canciones el último viernes. Fue una noche fresca de primavera que se volvió cálida gracias al variado repertorio de canciones. Nos hicieron sonreír, emocionar, bailar y soñar. Dos guitarras, un bajo, una batería, congas, un trombón y un acordeón maravillosamente ejecutado por Florencia Albarracín. Fueron el marco musical de la presentación de su segundo disco: La Fuerza Colibrí.

Lee también: “La música tiene un lugar medio vulgar y pasajero en la sociedad”

Con sus pantalones rojos, su top negro con puntillas, sus enrulados cabellos y su voz potente y dulce, Flor confesó: “Hacer un disco es una hermosa locura”.  Juan Matías agregó que hacer música es “un estado de emoción permanente”.

Lee también: La Beriso: “Tratar de gustar a todo el mundo no tendría sentido”

La banda compartió los temas de su nuevo disco y algunos de “Agua de río nuevo”, su primer álbum. Una sucesión de momentos de alegría, fervor, ternura, generados por  la combinación de voz, sonidos y sensibilidad ofrecida en cada una de sus canciones.

Florencia Albarracín

Una de los temas más ovacionados fue “Flores sin prisa”, especialmente cuando Flor la dedicó a las mujeres. Bajó del escenario para acercarse y cantar el estribillo: “No quiero que me den flores, yo quiero florecer”. Un canto de lucha, resistencia y poder femenino.

Lee también: Show especial de Divididos para menores de edad

También cantaron “Luna roja”, compuesta especialmente para la obra de teatro “Anais”, de Eloisa Tarruella, hermana de Juan Matías.  Con “Mal de amores”, la propuesta fue espantar los males cantando. Hicieron una sentida versión de “Ana no duerme”, de Luis Alberto Spinetta y con “Hesperidina” y “Biribamba”, todos abandonaron sus sillas, se entregaron al baile y se armó un trencito que recorrió la sala.

Lee también: “El rock argentino es un subgénero del rock mundial”

Antes de cantar un tema de Víctor Jara, Flor dijo: “Esta noche no queremos dejar de preguntar dónde está Santiago Maldonado”. A pedido del público, cantaron dos temas más. Se sacaron fotos con sus seguidores y prometieron más noches con buena música y con la satisfacción de compartir la intensidad de la fuerza colibrí. Inquieta, impetuosa, mágica, la fuerza que nos permite levantar vuelo.

Comentarios