Se viene una gran noche de Blues Internacional en Posadas

Pindó Bar Cultural presentará una gran noche del mejor Blues Internacional, con la presencia del más renombrado pianista brasileño de Blues, Adriano Grineberg. Además, estará acompañado del guitarrista paraguayo Gustavo Sánchez Haase, del armoniquista posadeño Maxi Chávez y del guitarrista local Tito Agulla.

La cita será el próximo viernes a las 22 horas en Pindó Bar (Buenos Aires 2441, Posadas). El derecho del espectáculo tiene un costo de $75. El evento es apoyado por Party Pizza y Hostel Posadeña Linda.

Adriano Grineberg

Con más de veinte años de carrera, es considerado uno de los mayores músicos de blues contemporáneo del Brasil. Su música es el resultado de la combinación de una variedad de referencias internacionales como Ray Charles, Taj Mahal y Bob Marley. Además de grandes maestros de la música brasilera como Pixinguinha, Luiz Gonzaga y Tim Maia. En su trabajo reverencia también las raíces de la música de África e Índia.

Lee también: Airbag cerrará el Movilfest en Posadas

Esta combinación inusitada de influencias trae a su música una originalidad y singularidad sin fronteras. Pianista de formación erudita, compositor, arreglador y cantante. A finales de la década de 1980 descubrió en el blues una pasión que le llevó a acompañar a grandes artistas del género.

En 2004, Adriano Grineberg abrió tres veces los shows de B.B. King en São Paulo. En 2016, su trabajo fue reconocido con el Premio Profesionales de la Música 2016 / Music pro Awards (Brasil) en la categoría Mejor Artista de Rock y Blues.

Lee también: El renovado look de Pity Álvarez

En el escenario de la música brasileña, tuvo paso por la banda Ira! (una de las mayores bandas del rock brasileño). Habiendo acompañado y grabado con Felipe Catto, Arnaldo Antunes, Elba Ramalho, Wanderléa, Ana Cañas, Gilberto Gil y Paralamas del Éxito. Antes de los 40 años, conquistó la marca de 150 apariciones en fichas técnicas de discos.

Blues for Africa

Su trabajo más reciente es una síntesis melódica y rítmica que resulta de dos décadas de investigación en el continente africano. El trabajo abarca desde el gospel del sur de África al arte Sufi de los Tuaregues en el Sahara, de la pulsación y alegría de la música de Benin y Angola – tan presentes en la cultura brasileña – a la introspección de los cantos en África Ioruba e Igbo en Nigeria, desde el Blues del Delta del Mississippi hasta la infinidad de ritmos de Nueva Orleans, del reggae jamaicano a las danzas y rituales de África Central.

Grabado en seis idiomas (Zulu, Ioruba, Bembe, Igbo, Swahili e Inglés), el álbum reúne composiciones propias y canciones tradicionales y ancestrales de los pueblos nativos. Esta mezcla de influencias, siempre acompañada por el lenguaje del Blues, y puesta en práctica con toda la experiencia que los años de trabajo trajeron, hace de Adriano Grineberg uno de los artistas más interesantes de la música brasileña.

Comentarios