A 29 años de su partida: El día que Ricardo Mollo recordó la muerte de Luca Prodan

El 22 de diciembre de 1987 el líder de Sumo nos dejó físicamente pero su recuerdo sigue vivo en cada una de sus canciones. Su presencia sigue tan intacta que incluso millones de jóvenes lo extrañan sin haberlo conocido. Ya pasaron casi tres décadas de ese momento tan triste para la historia de nuestro rock.

Uno de los más afectados por su partida fue el ahora frontman de Divididos. En una entrevista otorgada en el 2014 a Matías Martín, en el programa “Línea de Tiempo” (TV Pública), recordó emotivamente cómo fue el momento en que se enteró de la muerte de Luca Prodan, y sus primeras reacciones en cuanto vio el cuerpo en el lugar de los hechos.

Lee también: Escuchá las grabaciones inéditas que aparecieron de Sumo

“Fue muy doloroso para mí, lo lloré mucho, durante mucho tiempo”, aseguró el músico. Ricardo Mollo tenía 16 años en ese momento y se vistió de negro “para darle un homenaje”. El líder de Divididos también se refirió a los momentos posteriores de la muerte de su compañero: “Me descubrí llorando, casi aullando, como un perro cuando percibe que alguien se fue”.

Respecto a la vida de Luca, y a lo que dejó con su importante obra en el rock nacional, para Mollo, el cantante de Sumo “tuvo todo un desarrollo musical que lo ayudó a estar un tiempo más acá, y hacer algo que seguramente vino a hacer, y después se fue”, dijo y sentenció: “Las personas se van cuando se tienen que ir, ni antes ni después”.

Lee también: El Indio Solari, La Renga, Iorio y Mollo estarán en “Cemento – El Documental”

Además, Ricardo recordó el momento trágico de aquel 22 de diciembre del ’87: “Yo llegué desesperadamente al lugar donde estaba, y cuando lo vi, más allá del dolor, me tranquilizó verlo casi con una sonrisa”.

“Me tiré encima, abracé el cuerpo frío porque hacía muchas horas que se había ido y lo tocaba… y cuando lo toqué sentí que tocaba un mármol por la frialdad. Apoyé mis dos manos sobre su pecho intentando que se caliente ese cuerpo; lo pusimos arriba del colchón, y estaba casi con una sonrisa, como un Buda”, explicó. Ricardo Mollo siempre recordará la última vez que vio a Luca: “Yo me despedí ahí, viéndolo, no te pueden contar que alguien se fue y no verlo”.

Comentarios