A casi 12 años de Cromañón, presentaron un manual para evitar muertes en recitales

El Instituto Nacional de la Música (Inamu) creó un manual para prevenir riesgos escénicos en espectáculos públicos y salas de grabación, a pocos días de cumplirse un nuevo aniversario de la tragedia de Cromañón. El texto fue realizado con el aporte de organismos especializados, familiares de víctimas y trabajadores de la música.

Lee también: ¡Show sorpresa! La Renga tocó en Capital Federal a beneficio de bibliotecas populares

Gustavo Núñez, cantante y percusionista de la banda under El Bizcocho, contó en la presentación del manual, titulado “Prevención de Riesgos Escénicos”, cómo vio morir electrocutado a Gastón Silva, el guitarrista del grupo:

“Vi que la gente empezó a poner cara de miedo, algo los asustó. Al darme vuelta veo a Gastón en cuclillas. Pensé que se sentía mal, y cuando lo quise tocar una descarga me tiró del escenario. Así como caí me levanté y rápidamente desenchufé el equipo de guitarra. Gastón cayó inmediatamente, y más que llamar a la ambulancia nadie sabía qué hacer… lo llevamos a la guardia del hospital, pero a los cinco minutos los médicos nos dijeron que no había nada para hacer. El resultado de la autopsia fue que Gastón murió instantáneamente por electrocución. En el under, lamentablemente, es común ir a tocar y que te den una zapatilla y te digan: ‘enchufá todo ahí’, y listo. Habíamos empezado a grabar un disco con él (Brotes nuevos) y lo terminamos después que pasó eso, en su homenaje. Pero lo que más nos quedó, además de una hermosa amistad, fue aprender hasta qué punto vamos a tocar sin fijarnos dónde ni cómo”.

Diego Boris, presidente del Inamu y parte imprescindible del proyecto, señaló que “durante muchos años, los músicos nos hemos acostumbrado a tocar en condiciones bastante complicadas, porque estaba instalada esa situación de que ‘nos la bancamos’, de que ‘si llueve tocamos igual’, y sin querer corríamos riesgos innecesarios, porque a veces no se mide la dimensión de ellos”.

Lee también: Según la ciencia, las personas que van a recitales son más felices

“Cuando comprendimos que no habíamos aprendido lo suficiente luego de Cromañón, entendimos que había que redoblar los esfuerzos, porque había situaciones que evidentemente se nos escapaban”, agregó Boris. “Creemos que va a haber un antes y un después con este manual, porque se va a tomar mucha conciencia. La idea no es asustar sino prevenir… con solo evitar una tragedia a futuro valdrá la pena el esfuerzo”, sentenció el presidente del Inamu.

Entre los organismos que participaron para elaborar el material se encuentran el Sindicato Argentino de Técnicos Escénicos (SATE), el Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME), la Asociación Electrotécnica Argentina (AEA), Bomberos de la Policía Federal y familiares de Cromañón, (Familias por la Vida).

Comentarios