“Creamos una civilización Soda Stereo basada en su herencia”

La mirada que el Cirque du Soleil sacó como conclusión al adentrarse en el mundo de las letras y las canciones de Soda Stereo dio forma al primer espectáculo que la compañía canadiense dedica a un grupo de habla hispana y que a partir de hoy se instalará en el Luna Park.

De esta manera Soda Stereo tendrá el honor de ubicarse junto a los Beatles y a Michael Jackson a quienes el Cirque dedicó sus espectáculos “Love”, “The Inmortal Tour” y “One”, respectivamente. La respuesta del público no se hizo esperar y agotaron 32 de las 70 funciones previstas en el estadio porteño sito en Madero 420.

Lee también: Soda Stereo presentó “En el Séptimo Día”, primer adelanto de su próximo disco

El tour del encuentro entre el circo y la banda luego seguirá por Córdoba, Chile, Perú, Venezuela y Colombia y recién para el 2018 se prevé una larga estadía en México -donde los fans de Soda se cuentan por hordas- y otra gira por las principales ciudades de los Estados Unidos.

Tal como lo explica Daniel Kon, el manager de Soda Stereo, a Télam “el espectáculo es la visión que el Cirque percibe acerca de todo el arte de Soda. No es un concierto, no tienen nada que ver con un recital”. Pero esa mirada contará con una música que recorrerá el show y fue mezclada, masterizada y digitalizada, por los ex Soda Zeta Bosio y Charly Alberti y el sonidista de cabecera del conjunto liderado por Gustavo Cerati, Adrián Taverna.

Benito y Lisa Cerati, hijos del fallecido líder, concurrieron a los estudios Unísono, propiedad del artista, donde se realizó todo el trabajo, y dieron su aprobación a la mezcla. “Benito mostró un conocimiento impresionante de las canciones, porque se tomaron los masters originales y se hizo un trabajo canal por canal para restaurar el audio y se agregaron muchos detalles”, detalló.

Kon recordó que en septiembre de 2014, cuando muere Cerati, él, Diego Sáenz, CEO de PopArt y el empresario Roberto Costa tenían previsto un viaje a Montreal para empezar a pulir el contrato que firmarían con el Cirque du Soleil. “Habíamos tomado la decisión de parar con todo pero cuando consultamos a Laura Cerati, la hermana de Gustavo, y a Lilian, su mamá, ellas nos dijeron que siguiéramos adelante que era el mejor homenaje que le podíamos hacer a la memoria de Gustavo”, aseguró.

Lee también: En el homenaje a Soda Stereo, Zeta Bosio hizo “cantar” a Gustavo Cerati

En las reuniones con Zeta, Charly y Laura Cerati, el bajista les propuso al Cirque trabajar con público debajo de los artistas, como en un recital y como lo hacían antes las compañías circenses, y los canadienses aceptaron.

De esta manera acróbatas, malabaristas y payasos se verán cara a cara con el público y algunos de los números comenzaran en el campo del Luna Park, donde no habrá asientos para los asistentes. Además, entre la escenografía y en las puestas habrá muchos guiños y destacados que referirán al universo pop que Soda Stereo construyó desde 1982 y con siete álbumes de estudio.

Lee también: Mirá el homenaje de No Te Va Gustar a Soda Stereo en el Personal Fest

La obsesión con Soda fue tal, que el Cirque decidió preservar y destacar la participación de Kabul, el doberman de los hermanos Gastón y Leo Satragno, que aparece en el video de “Dietético”, el primer clip de la banda, filmado por Alfredo Lois, en 1984 para acompañar el álbum debut del entonces trío.

El canadiense Michel Laprise, director creativo de “Sép7imo Día”, adelantó a Télam que “los fuertes lazos entre la banda y su público me inspiraron para construir un planeta. Creamos un mundo Soda Stereo. En este planeta el tiempo es elástico. El día dura ahí 22 horas, aunque a veces más porque la gente quiere seguir festejando”.

“En el séptimo día de la creación, Dios hizo una pausa; pero no es el caso de Soda Stereo. Por eso Cerati dice: ‘No descansaré’ en una parte de su canción “(En) el septimo día”, desmenuzó con una sonrisa. “Creamos una civilización Soda Stereo basada en su herencia, aspectos de sus videos, discos y conciertos. Hay personajes, objetos, referencias culturales. En este planeta imaginamos ríos de letras de canciones. Todo es un universo muy onírico”, concluyó Laprise.

Comentarios