Historia viral: Fue al show del Indio en Olavarría con su mamá de 73 años

“Yo al reci fui porque mi mamá de 73 años quería cumplir su sueño de verlo al Indio en vivo porque es su ídolo musical indiscutible”, así comenzó relatando su historia una de las personas que estuvo en el show del ex líder de Los Redondos.

Lee también: La foto del pogo durante el show del Indio en Olavarría que recorrió el mundo

Muchos fanáticos que fueron a Olavarría se enteraron varias horas después de salir del predio La Colmena sobre las dos personas que fallecieron. Miles y miles de los que estuvieron en el concierto relataron a través de las redes sociales que vivieron una fiesta.

Una de esas historias fue contada por la usuaria de Facebook MaryAnn Art. Ella viajó al evento acompañada por su  madre de 73 años y una amiga. Según su propio relato, recién se enteró de las muertes cuando llegó al departamento en el que se estaban alojando.

“Estuvimos en el medio del pogo, ella con su silla de ruedas y nosotras y una veintena de desconocidos haciéndole cerco humano. Se divirtió, bailó sentada y se cantó todo. La energía q sentí a nuestro lado fue de solidaridad y cuidado”, expresó en su posteo.

También comentó la solidaridad de otros fanáticos que las ayudaron para que puedan trasladarse: “A nosotras todo el mundo nos ayudó a abrir camino y pasar con la silla en la q iba sentada la Goro sin ningún problema, todo al grito de ‘abran paso q viene la abuela ricotera’, ‘grande abuela, acá tenés miles de nietos’”.

Lee también: Gaspar Benegas publicó un mensaje para las familias de las víctimas del show en Olavarría

Para ella y su madre será una experiencia imborrable. “Tengo postales hermosas grabadas en el rígido cerebral q no se me van a ir nunca. Verla llorar de felicidad a Ana María Gorosito Kramer cuando sonó Jijiji es uno de esos recuerdos para siempre”, subrayó.

La historia completa:

Yo al reci fui porque mi mamá de 73 años quería cumplir su sueño de verlo al Indio en vivo porque es su ídolo musical indiscutible. Estuvimos en el medio del pogo, ella con su silla de ruedas y nosotras y una veintena de desconocidos haciéndole cerco humano. Se divirtió, bailó sentada y se cantó todo. La energía q sentí a nuestro lado fue de solidaridad y cuidado. Nos enteramos q hubo lio al llegar al departamento en el q paramos. Lo q sí fue un caos y puedo dar fe fue la desconcentración. Estaba todo vallado y, para descomprimir 550mil personas, eso es una locura. Sin embargo, a nosotras todo el mundo nos ayudó a abrir camino y pasar con la silla en la q iba sentada la Goro sin ningún problema, todo al grito de “abran paso q viene la abuela ricotera”, “grande abuela, acá tenés miles de nietos”. En un momento, al terminar el recital, incluso empezaron a aplaudir y cantaban “abueeela, abueeeela, abueeela”, cientos, miles de personas q nunca vimos en la vida. Lo q pasó es lamentable, sí, pero en la tele lo están agrandando realmente como galleta en el agua. Si no hubiese habido víctimas fatales, no iban a decir ni pio y sí, es cierto q podría haber sido una tragedia muy calamitosa por lo q fue la salida y los tabiques q pusieron por todos lados.

Con qué me quedo? Con haber acompañado a mi mamá a cumplir uno de sus postergados sueños, lo cual hubiese sido imposible sin mi amiga/Hermana Maricel Herrera. Tengo postales hermosas grabadas en el rígido cerebral q no se me van a ir nunca. Verla llorar de felicidad a Ana María Gorosito Kramer cuando sonó Jijiji es uno de esos recuerdos para siempre jamás.

Lamentablemente, hay gente q la pasó mal y se fue de las manos el tema. Pero soy partidaria del vaso medio lleno. Yo estuve en el pogo más grande del mundo con mi vieja y mi amigaza y eso sí q no tiene precio.

Comentarios