Pil y Stuka pelearon en el show de Los Violadores en el Gran Rex

Los Violadores se presentaron el sábado en el Gran Rex y el show terminó de manera abrupta por la pelea entre Pil y Stuka.

Y una noche todo explotó. El pasado fin de semana el mundo del punk argentino tuvo una gran cita en el Teatro Gran Rex. Los Violadores se presentaron el sábado para celebrar “Mercado Indio”, una de sus grandes obras. Sin embargo, el show terminó en escándalo.

Te puede interesar: “El punk no es un peinado, es una actitud, es la lucha por lo que uno cree correcto”

“Quien hubiese pensado que unos piojosos como nosotros iban a llegar a tocar acá”, afirmó Pil después del clásico canto contra el presidente Mauricio Macri. Los Violadores interpretaron canciones de “Mercado Indio” que rara vez tocaron en sus conciertos.  Además, Pil recordó el poco apoyo que tuvieron por parte de la discográfica Sony Music al momento sacar ese álbum (1987). “Era mejor poner la pachanga del ska”, en referencia a la elección del sello de darle más difusión a Los Fabulosos Cadillacs.

¿Cómo empezó el principio del fin? Después de buenos momentos, el show empezó a caer en algunos baches. Stuka recriminó con ademanes exagerados alguna pifia del cantante y Pil se enojó por esos gestos que lo dejaron en evidencia. A partir de ese momento, no hubo vuelta atrás.

“Auschwitz” y “Viejos Patéticos” era los temas venideros anunciados por Pil. Sin embargo, Stuka hizo caso omiso y tocó los acordes de “Represión”. Esto provocó la bronca del líder de Pilsen, quien mechaba puteadas y advertencias de que este era su último recital.

Los músicos se fueron sin despedirse de la gente y Stuka fue el único que volvió al escenario. “Los quiero un montón y esto lo digo solamente por mí”, aclaró el guitarrista antes de tocar en soledad “Viejos Patéticos” y retirarse. El telón del teatro se bajó y las luces se encendieron para dar cuenta de que todo había terminado. Algunas personas se quedaron en sus lugares esperando “1, 2, Ultraviolento” y al darse cuenta de que eso no iba a ocurrir, empezaron a insultar a los músicos. Y el final estaba sentenciado.

La clásica formación, de Stuka, Pil Trafa, Sergio Gramática y el Polaco Zelazek, estuvo acompañada, en algunos temas, por un cuarteto de cuerdas y por la soprano Oriana Favaro, de extensa trayectoria en el Teatro Colón.

(Con información de la Revista Soy Rock)

Comentarios