Un joven murió de un infarto en pleno recital de La Renga

La banda de Mataderos cerró anoche su gira por el norte del país pero esa noticia quedó en un segundo plano. Cerca del final del show, que se realizó en Santiago del Estero en el marco de los festejos por los 463 años de la fundación de su capital, un joven se descompensó y tuvo que ser retirado en ambulancia al Hospital Regional Ramón Carrillo. Según informaron fuentes policiales, llegó sin vida y no tenía signos de haber sido golpeado o padecido violencia física.

A partir de ese momento, las especulaciones empezaron a llover en los portales más importantes del país y en los principales canales de TV. A pesar de que los primeros informes médicos hacían prever que había sufrido una muerte súbita, las sospechas de haber injerido alguna sustancia tóxica era lo que más se resaltaba.

El productor José Palazzo anunció en las redes sociales que Sebastián Alfonso Medina, de 26 años y con domicilio en el barrio Lourdes de La Banda, “murió de un infarto por insuficiencia cardíaca”. Además, pidió aclarar que “no había toxinas en el cuerpo”.

Los familiares de Sebastián informaron que sufría problemas cardíacos y que se encontraba bajo tratamiento médico. Palazzo también explicó en su cuenta de Twitter que el joven “tuvo arritmia y suba de tensión, lo que generó el infarto fulminante”.

Lamentablemente, no es la primera vez que la muerte se hace presente en un show de La Renga. En 2011, Miguel Ramírez murió producto de las quemaduras sufridas por una bengala arrojada durante un recital en el autódromo de la ciudad de La Plata. El año pasado, en Córdoba, Ismael Sosa falleció cuando estaba por ingresar al show. Familiares del joven apuntan a la Policía y la acusan de haberlo golpeado.

Foto: Facebook de La Renga

Comentarios